Sobre Héroes y tumbas – Ernesto Sabato

“ Mirá esa luz en la ventana, en aquella casita – comentó Alejandra, señalando con su mano – Siempre me subyugan esas luces en la noche: ¿Será una mujer que está por tener un hijo? ¿alguién que muere? A lo major es un estudiante pobre que lee a Marx. Qué misterioso es el mundo. Solamente la gente superficial no lo ve. Conversa con el vigilante de la esquina, le hacés tomar confianza y al rato descubris que el es también un mistério.”

“ _Así se da la felicidad.

¿Qué queria decir? Se quedó escuchándolo, anhelante, como siempre cuando se trataba de algo vinculado a Alejandra.

_En pedazos, por momentos. Cuando uno es chico espera la gran felicidad, alguna felicidad enorme y absoluta. Y a la espera de este fenómeno se dejan pasar o no se aprecían las pequeñas felicidades, las únicas que existen. Es como…

Se calló, sin embargo. Al rato continuó:

Imagínese un mendigo que desdeña limosna por el camino, porque le han dado el dato de un formidable Tesoro. Un Tesoro inexistente.”

“ Viéndola caminar hacia el restorán, Martín se dijo que para ella no era adecuada la palabra linda, ni siquiera Hermosa; quizá se le podia decir bella, pero sobre todo soberana.”

Siempre es levemente siniestro volver a los lugares que han sido testigos de un instante de perfeccíon.”

“ Y luego , como en un combate que déja el campo lleno de cadáveres y que no ha servido para nada, ambos quedaran silenciosos.”

“ No recuerdo quién dijo que no leía para no perder su originalidad.¿ Se da cuenta? Si uno ha nascido para hacer o decir cosas originales, no se va a perder leyendo libros. Si no ha nascido para eso, nada perderá leyendo libros… Ademas esto es Nuevo… ¿Qué, quieren una originalidad total y absoluta? No existe, ni en el arte ni en nada. Todo se construye sobre lo anterior. No hay pureza en nada humano. Los dioses griegos también eran híbridos y estaban infectados ( es una manera de decir) de religiones orientales y egipcias.”

“ Los verdaderos ateos son los indiferentes, los cínicos. Y lo que podríamos llamar el ateísmo de la patria son los cosmopolitas, esos indivíduos que viven aqui como prodrían vivir en Paris o en Londres. Viven en un país como en un hotel.”

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: