Hombres y Engrenajes – Ernesto Sabato

Del Naturalismo a la máquina

  • “En suma, si por Renascimiento consideramos no el mero, estrecho y falso concepto de los humanistas, sino el comienzo de los tiempos modernos, hay que tomarlo como el despertar del hombre profano, pero en un mundo profundamento transformado por lo gótico y lo cristiano.
  • “Sólo podremos entender la complejidad del Renascimiento y el dramático dualismo de nuestro tiempo si admitimos que ese tiempo nuestro nació como interacción de los pueblos de distinta raza y tradición. Italia nunca perdió del todo la noción de ser un pueblo antiguo, ni olvidó jamás el esplendor grecolatino, que perduraba en las ruínas de sus foros, en sus acueductos y estatuas semiderruidas; y así como mucho soñamos con los irrecuperables instantes de la infancia, así los italianos imaginaban de ese melancólico universo de ruinas podía realmente resurgir el portentoso pasado.”

El Universo abstracto

  • “El hombre que cambia una oveja por un saco de harina realiza un ejercicio sumamente abstracto, no importa las que las necesidades físicas que lo llevan a ejercer ese intecambio sean concretas – como el hambre, la sed o la necesidade de procrear -; lo decisivo es que ese intercambio sólo es posible merced a un acto de abstracción, a una especie de igualación matemática entre una oveja y un saco de harina; y ambos objetos se intercambian, no a pesar de sus diferencias, sino a causa de ellas.”
  • “Lo que conocíamos así de la realidad era más o menos como un habitante de París puede llegar a conocer de Buenos Aires examinando su guía, su cartografía y su guía telefónica; o, más exactamente, lo que un sordo de nacimiento puede intuir de una sonata examinando su partitura. La raíz de esta falacia reside en que nuestra civilización está dominada por la cantidad y ha terminado por parecernos que lo único real es lo cuantificable, siento lo demás pura y engañosa ilusión de nuestros sentidos.”
  • ” De este modo el mundo de los árboles, de las bestias y flores, de los hombres y sus pasiones, se fue convirtiendo en un helado de sinusoides, logaritmos, letras griegas, triángulos y ondas de probabilidad: Y el peor: nada más que en eso. Cualquier cientista consecuente se negará a hacer consideraciones sobre lo que podría haber más allá de la estructura matemática: si lo hace, deja de ser hombre de ciencia en ese mismo instante, para covertirse en religioso, metafísico o poeta. La ciencia estricta – la ciencia matematizable – es ajena a todo lo que és más valioso para el ser humano: sus emociones, sus sentimientos, sus vivencias de arte o de justicia, sua angustias metafísicas. Si el mundo matamatizable fuera el único verdadero, no sólo sería ilusorio un castillo soñado, con sus damas y juglares: tambíen lo serían los paisages de la vigilia, la belleza de un lied de Schubert, el amor. O por lo menos sería ilusorio lo que en ellos nos emociona.”
  • ” Toda la filosofía de Descartes es la expresión de una mentalidad físico-matemática. Para él, el conocimiento consiste en convertir lo oscuro y confuso en claro y distinto. Pero ¿qué es lo claro y distinto para este filosofo? Lo cuantitativo, lo mensurable. No es extraño, pues, que al enfrentar el problema de la vida lo vuelva claro y distinto mecanizándolo, metiendo el alma en una campanilla. En cuanto a los sentimientos y pasiones, a todo lo que no es el pensamiento racional, los elimina, calificándolos de ideas oscuras y confusas: analizándolas, el hombre verdadaderamente pensante podrá vivir tranquilo, exento de emociones, bajo el solo impulso del intelecto.! Hermoso proyecto para el hombre futuro!”
  • “Los medios se transformam en fines. El reloj, que surgió para ayudar al hombre, se ha convertido hoy en un instrumento para torturarlo. Antes, cuando se sentía hambre se echaba una mirada al reloj para ver qué hora era, ahora se lo consulta para saber si tenemos hambre. La velocidad de nuestras comunicaciones ha valorizado hasta las fracciones de minuto y ha convertido al hombre en un enloquecido muñeco que depende de la marcha del segundero. Los teóricos del maquinismo sostuvieron que la máquina, al liberar el hombre de las tareas manuales, dejaría más tiempo libre para las atividades del espíritu. En la práctica las cosas resultaron al revés y cada día disponemos de menos tiempo. Los patronos, o el Estado Patrono, buscaron la forma de aumentar el rendimiento mediante la densificación de la labor humana: cada segundo, cada movimiento del operário, fue aprovechado al máximo, y el hombre quedó finalmente convertido en engrenaje más de la gran maquinaria.”

Las artes y las letras en la crisis.

  • “Cuando decimos que el arte trasunta el concepto de realidad que tiene una época o una cultura, no queremos decir que siempre exprese lo que está en el ánimo de todos. Quizá eso suceda en ciertos momentos felices y culminantes de una civilización. Pero cuando una época se acerca a su crisis, son los artistas los que, gracias a su hipersensibilidad, anuncian los tiempos por venir, los tiempos que como corrientes secretas y subterráneas, ya fluyen debajo de la época, prontos a convertirse en poderosos torrentes visibles que arrastráran los viejos conceptos como animales muertos o troncos maduros.”
  • “El artista contemporáneo ha abandonado esta estética. No es que haya dejado de ser realista, sino que ahora, para él, lo real significa algo más complejo, algo que sin dejar de lado lo externo se hunde profundamente en el yo.”
  • ” La prueba de la deshumanización del arte está, para Ortega y Gasset, en el divorcio que existe entre el artista y el público. Ignoro por qué razón al filósofo español no se le ocurrió las cosas que podían ser exactamente al revés: que fuera el público el que está deshumanizado. Tal vez descartó esta alternativa porque parece lógico suponer que el público es ” la humanidad”. Pero éste es el gran sofisma de nuestro tiempo, porque una cosa es la humanid y otra la masa, es decir, ese conjunto de seres que han dejado de ser criaturas humanas para ser convertidos en objetos numerados, fabricados en serie, moldeados por una educación estandarizada, embutidos en oficinas y fábricas, sacudidos diariamente al unísono por las notícias lanzadas desde una central desconocida. Mientras que el artista es el Único por excelencia, es el loco que gracias a su demencia, a su incapacidad de adaptación, a su rebeldía, ha conservado los atributos más preciosos del ser humano. ! Qué importa que a veces se exagere y se corte una oreja! Aun así, estará más cerca de lo que es el hombre, en el manicomio, que un escribiente en el fondo de un ministerio. Es cierto que el artista, desesperado por el proceso de gigantesaca deshumanización de la humanidad entera, huye al África, a las islas del Pacífico, a las selvas de las misiones, a los paraísos del alcohol o de la morfina, o a la propria muerte.¿Indica eso, acaso, que es el artista que está deshumanizado?”
  • ” Cualquier pretensión de reducir el arte a la abstración debe ser considerada como uma actitud deshumanizadora, no porque lo humano es algo más que eso: es lo abstracto y lo concreto, lo racional y lo irracional, la máquina y la naturaleza, la ciencia y el arte.”
  • “Y ya se sabe que no hay peor conservantismo que el de los revolucionarios triunfantes.”
  • “Nadie se levanta violentamente contra nada que de algún modo siga constituyendo su amor.”
  • “Estoy muy lejos ya de creer que los hombres, y menos el corazón de los hombres, puedan ser catalogados como minerales o fósiles. El corazón del hombre es vivo y contradictorio como la vida misma, de la que es su esencia.”
  • ” El error del Surrealismo consistió en creer que basta con la revuelta y la destruiccíon, que basta con la libertad total. No, no basta con la libertad. Porque una vez la libertad en nuestras manos tenemos que saber que hacemos con nuestra libertad. Mientras solo haya que destruir, todo marcha muy bien y hasta experimentamos una cierta alegría.”

Y entonces qué?

  • “La muerte no tiene sentido y tampoco o ni siquiera es horrible, ya que la misma palabra horrible pierde el sentido cuando se ha muerto, si la seguimos aplicando es porque juzgamos la muerte desde nuestro punto de vista de hombres todavía vivos; pero es evidente que nada significa para el proprio muerto que no puede verse desde fuera, que no puede contemplar su proprio cadaver.”
  • “¿Qué nos leva a luchar, a escribir, a pintar, a discutir a los que no creemos en Dios, si es que, en efecto hay que eligir entre Dios y la nada, entre el sentimiento de nuestras vidas y el absurdo? ¿ Es que entonces somos – sin saberlo – creyentes en Dios los que escribimos o construimos puentes? Creo que el enigma empieza a ser menos enigmático se si invertirmos la cuestión: no preguntar cómo es posible que se luche cuando el mundo parece no tener sentido y cuando la muerte parece ser el fin total de la vida; sino, al revés, sospechar que el mundo debe de tener un sentido, puesto que luchamos, puesto que a pesar de toda la sinrazón seguimos actuando y viviendo, construyendo puentes y obras de arte, organizando tareas para muchas generaciones posteriores a nuestra muerte , meramente viviendo. Pues no será acaso que nuestro instinto es más penetrante que nuestra razón, esa razón que nos descorazona constantemente y que tiende a volvernos escépticos? Los escépticos no luchan y en rigor deberían matarse o dejarse morir ni se matan y siguen trabajando enérgicamente como hormigas que por delante tuvieron la eternidad. Eso sí que es grande. ¿Qué valor tendría que trabajásemos y vivíeramos entusiasmados si supiéramos que nos espera la eternidad? Lo maravilloso es lo que hagamos a pesar de que nuestra razón nos desilusiona permanentemente. Como es digno de maravilla las sinfonías y los cuadros y las teorías no estén hechos por hombres perfectos sino por pobres seres de carne y hueso.”
  • “¿ A qué pensar sobre la inutilidad de nuestra vida, por qué empeñarnos en racionalizar también eso, lo más peligrosamente dramático de nuestra existencia?¿Por qué no nos limitarmos humildemente a seguir nuestro instinto, que nos induce a vivir y trabajar, a tener hijos y criarlos, a ayudar a nuestro semejante? Precaria y modesta, esta convicción implica una posición ante el mundo. Porque si vivimos, vivimos en un mundo concreto y no podemos desentendernos de lo que sucede a nuestro alrededor.”
  • “La verdadera posición no es ni una ni otra sino el reconocimiento del otro, del interlocutor, del semejante. Tanto el individuo aislado como la colectividad son abstraciones, ya que la realidad concreta es un diálogo, puesto que la existencia es un entrar en contacto del ser humano con las cosas y con sus iguales. El hecho fundamental es el hombre con ele hombre. El reino del hombre no es el estrecho y angustioso territorio de su proprio yo, ni el abstracto dominio de la colectividad, sino esa tierra intermedia en que suelen acontecer el amor, la amistad, la comprensión, la piedad. Sólo el reconocimiento de este principio nos permitirá fundar comunidades auténticaas, no máquinas sociales.”

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: